Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Novak Djokovic: Cómo las guerras moldearon al guerrero conquistador del tenis | Noticias de tenis

Incluso en su mejor momento, A Novak Djokovic le gusta para revisitar sus días más oscuros. Después de su 24º Grand Slam, en la entrevista en la cancha, habló sobre el trauma de crecer en el Belgrado de los años 90. Hay una noche de esa década violenta de guerras, sanciones, racionamiento y brutales bombardeos de la OTAN a la que los serbios siguen volviendo. Djokovic dijo una vez que él, sus dos hermanos y su esposa, todos hijos de la guerra y los conflictos, a menudo hablan de cómo el momento decisivo de su temeridad colectiva moldeó sus vidas.

Fue en 1999, un Djokovic preadolescente, junto con amigos, familiares y miles de personas más, se encontraban en el puente principal de la ciudad con carteles de objetivos pintados en la cabeza y canciones en los labios. Después de haber perdido la paciencia de estar en refugios antiaéreos durante meses, desafiaron a los F-117 huecos para derribarlos junto con el emblemático monumento de la ciudad.

El Washington Post calificaría esa reacción serbia única ante los interminables ataques aéreos esporádicos como una “mezcla de fatalismo, desafío, humor negro y paranoia”. Años más tarde, los periodistas usarían muchas de esas palabras, o otras similares, para describir al mejor tenista de todos los tiempos.

El fatalismo sería reemplazado por el filosófico, el desafío se transformó en obstinación y su media sonrisa después de esas lacónicas frases balcánicas seguiría provocando risas. La paranoia también obtendría un giro positivo, se vestiría como la sospecha inherente de un perfeccionista ante cualquier nuevo joven retador con la más leve intención de cuestionar su autoridad.

Asustado, marcado

Los hechos coinciden con este paralelo. Nadie nacido en los años 90 ha ganado un Grand Slam en el que Djokovic estaba en el sorteo y ahora a la Generación Y2K también se le está haciendo difícil escalar el Monte Djoko. En los últimos 25 años, ellos (Daniil Medvedev, Alexander Zverev, Stefanos Tsitsipas, Casper Ruud y Dominic Thiem) han quedado marcados de por vida; es poco probable que puedan vencer al Maestro hasta que finalmente dé por terminado el día. Los veinteañeros (Carlos Alcaraz y Ben Shelton) también deben estar maldiciendo su suerte por haber nacido en la interminable era Djokovic.

Para ayudarle a desinflar estas pequeñas burbujas de esperanza durante casi una década están quienes estuvieron en el puente con él y los entrenadores de su parte del mundo: el croata Goran Ivanisevic y la eslovaca Marian Vajda. También están sus encantadores hijos: la niña con cola de cerdo y el niño con cara angelical.
Novak Djokovic El serbio Novak Djokovic celebra con su hija Tara Djokovic después de ganar su último partido contra el ruso Daniil Medvedev. (Reuters)
Djokovic, tras derrotar a Medvedev en la final del US Open, se emocionó al mencionar a su hija Tara, de seis años. Su esposa Jelena se había asegurado de que el bebé de la familia ocupara el asiento delantero y fuera colocado directamente en la línea de visión de su padre cuando él se sentaba en el banco entre juegos. En el segundo set, con Medvedev jugando fuera de sí y Djokovic echando humo después de largos peloteos, la disposición de los asientos funcionó. Fue el set más largo que había jugado el campeón y parecía estar perdiendo el goteo. Fue en ese momento tenso que Tara le dio a su padre lo que nadie pudo.

“Ella estaba frente a mí. Cuando la vi, ella me sonrió. Fue energía infantil inocente la que obtuve de ella. Cuando estaba pasando por esos momentos difíciles en el segundo set y necesitaba un poco de empuje y energía, ella me dio esa ‘ligereza’”, dijo. Esa “ligereza” contagiosa y de valor incalculable alejaría la mente de Djokovic de las complicadas consecuencias del tenis, lo aliviaría del peso de la historia y vencería al oponente que obliga a sus rivales a realizar ese golpe extra para ganar un peloteo.

El artículo del Post de los 90, que explora la psique de la ciudad sitiada, menciona un rasgo serbio único llamado Inat. Difícil de traducir, es una combinación de terquedad, desafío y descaro. El informe de campo lo explica con un ejemplo: “Un camarero escupiendo en la sopa de un cliente que ha sido grosero”. También narra el descaro de Belgrado de inventar chistes sobre búnkeres incluso cuando la muerte estaba a solo una salida de distancia. P: ¿Cuál es la diferencia entre un escarabajo rojo o negro? R: Saben diferente. Djokovic es un auténtico serbio, tiene a Inat.
Novak Djokovic Novak Djokovic, centro, aparece en una pantalla grande mientras hace una aparición sorpresa en el balcón del ayuntamiento de Belgrado durante una celebración. (AP)
Jelena, mientras tanto, aporta la “pesadez” que es obligatoria para el purista que “no deja piedra sin remover”. Ella lo metió en el yoga, consiguió un maestro de reiki en el equipo y lo obligó a abrirse sobre sus sentimientos e inseguridades internos. Es un enfoque holístico del tenis que lo mantiene un paso por delante de los muchos príncipes en espera y herederos no del todo evidentes.

Famoso por sus dobles faltas en momentos cruciales, Zverev carece de temperamento. Tsitsipas es propenso a sufrir lesiones. A Thiem le faltaba ambición, según confesión propia “cayó en un hoyo” tras ganar el US Open. Luego está Casper Ruud, del idílico sistema deportivo noruego donde a los niños en estadios modernos y extensos se les pide que se diviertan y no se preocupen por ganar. Pobre Casper, ¿cuáles son las posibilidades de que supere a un niño serbio que no abandonó el juego ni siquiera cuando su ciudad fue bombardeada? Cuando tu padre sigue financiando tu tenis incluso cuando la familia de cinco personas tenía que conseguir una comida por sólo 10 dólares, ganar no es una opción. Es una compulsión.

tranquilo y de mal humor

Entonces, cuando Djokovic perdió ante Alcaraz en Wimbledon, los veteranos aseguraron que el equipo Djokovic se habría ido a los colchones. En el US Open, se le pidió al entrenador Ivanisevic que describiera el primer entrenamiento después de la derrota, que los no iniciados vieron como una “transmisión del testigo”. “¿Estaba de mal humor?” preguntaría el periodista. La respuesta tenía ese acento del bueno de Ivanisevic: “En los entrenamientos siempre está de mal humor”. Para estar tranquilo en la cancha, necesita estar de mal humor cuando entrena.
Tenis Carlos Alcaraz con el serbio Novak Djokovic tras ganar la final REUTERS
Cuando las piernas más jóvenes te persiguen implacablemente, no hay tiempo para descansar. Djokovic dice que a los 36 años necesitas reinventar tu juego cada mes o cada semana. Lo esperado se desarrollaría. A los pocos meses de la épica derrota ante el español de 20 años, Djokovic derrotó a Alcaraz en el Masters de Cincinnati. Se rasgaría la camisa, rugiría como un león reclamando su condición de rey de la selva.

Mas leido

En este US Open, Djokovic se enfrentaría a otro novato en la semifinal. Los estadounidenses habían promocionado al chico local Shelton como sólo ellos pueden hacerlo. El imponente jugador de 20 años había disparado un servicio de 147 mph que sigue siendo el más rápido del año. Con apariencia de chico playero, tácticas de fregadero, encantadoramente zurdo, la otrora superpotencia del tenis pensó que había encontrado su propio Alcaraz. El partido terminó en dos sets, el revuelo terminó mucho antes.

Después del partido, Shelton hizo una declaración audaz. Dijo que Djokovic tenía una mentalidad similar a la de él. No al revés. Incluso en la cancha, estuvo lejos de ser caballeroso con el campeón. El serbio no se permitió el uso de palabras, aunque después de la victoria hizo una pantomima golpeando un auricular de teléfono imaginario y dio un frío apretón de manos en la red.

La reacción pareció una lección de una historia que a Djokovic le encanta narrar. Un día una serpiente entró en una carpintería. Confundiendo la sierra con un depredador con dientes afilados, la serpiente se enroscó alrededor de ella. Intentó asfixiar la sierra, pero murió a los pocos minutos. Djokovic no es una serpiente tonta, es un superhombre espiritual con sentido del humor.

Envíe sus comentarios a [email protected]

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: